La convivencia hace que, algunas veces, el sexo se vuelva rutinario.

Las relaciones sexuales dejan de tener la pasión que se siente en los primeros encuentros y comienzan a ser un poco insípidas, casi aburridas.
Desaparece la novedad y se le agregan las rutinas del trabajo, los hijos, los compromisos, las deudas, etc. Ya no hay romanticismo ni pasión. Es ahí donde las fantasías pueden ser una interesante manera de recuperar el erotismo.
Una fantasía sexual es un poderoso afrodisíaco que puede desencadenar en nuestras cabezas el deseo sexual. 
La fantasía es un comportamiento absolutamente normal. Es una imagen mental que podemos crear respecto a una persona, a un objeto o a una situación que puede provocarnos excitación sexual.
Lo fantaseado es una excursión de la mente, que ayuda a encontrar excitación y placer, cosa que puede suceder en solitario, cuando no hay un compañero disponible. 
Aunque lo mejor de todo esto es que si nos permitimos compartirlo con el otro, el divertimento es completo y casi siempre la fantasía empieza a ser realidad.

Qué fantasía vas a cumplir hoy? Visitá nuestras secciones de fantasías o accesorios, fetiches y más!