Notas, Novedades

HABLEMOS DEL SPANKING

¿Te gusta dar o recibir nalgadas con tu pareja? Tal vez no sabías pero, el placer que se experimenta mediante estos “azotes” es lo que se conoce como spanking y se trata de una práctica sexual que puede resultar muy divertida para muchas parejas.

Si bien es frecuente que muchas parejas lo integren con normalidad en su intimidad, hay personas que lo llegan a ver como una señal de agresividad así que… siempre y cuando esté consensuado puede llegar a ser un juego erótico muy divertido y excitante pero primero hablalo con tu pareja o dejalo entrever para que no haya sorpresas que arruinen el momento.

Ahora bien, más allá de las nalgadas, el spanking implica un juego de roles del tipo dominante/sumiso. Es decir, uno de los miembros de la pareja actúa como figura de autoridad, mientras que el otro asume el rol de “castigado”.

Es muy importante que ambos miembros de la pareja acepten su rol en este juego, ya que de eso depende gran parte del placer. Si para alguno resulta desagradable o doloroso no van a poder alcanzar la plenitud al momento de tener relaciones sexuales.

Para practicarlo en pareja se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Pueden asumir roles en un juego de dominador/dominado.
  • Las nalgadas se pueden dar con la mano o elementos como fustas, palmetas o “spankers” u otros instrumentos (en nuestra tienda tenemos un montón de opciones!)
  • La excitación máxima se alcanza durante las nalgadas. Sin embargo, su nivel de intensidad debe adaptarse al gusto de la pareja.
  • La regla de oro es evitar los golpes violentos; no obstante, algunos sienten más placer conforme la intensidad de estos va aumentando.
  • El spanking es ideal como parte de los juegos previos

Les doy unos consejos finales para disfrutarlo

Como cualquier otra práctica sexual, la clave para disfrutar al máximo el spanking es que la pareja tenga una buena comunicación. Los dos deben estar de acuerdo en todo para que la experiencia no se torne desagradable. Hablarlo previamente permite, entre otras cosas, establecer límites claros y sanos para ambos.

Establezcan límites, expresen con claridad lo que les gusta, lo que les gustaría y también lo que no. Sean respetuosos con lo acordado y no practiquen nada que no haya sido previamente consensuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *